Las consecuencias de la apertura del centro Ikea enValladolid se empiezan a notar en los diferentes negocios de la ciudad. El último en hacer sonar las alarmas ha sido el centro Urende situado en el polígono argales.

urende_valladolid

Según el enlace sindical de C.C.O.O. Alberto Sanchez: “Valladolid tiene todas las papeletas para el cierre, por la situación especial que vivirá la ciudad en el próximo año con la llegada de IKEA y el megacentro RIO Shoping donde la cadena de distribución de productos informáticos Worten ya tiene plaza reservada. Y estando Mediamarkt ya asentado en Zaratan, los compradores se reducen mucho. Si a esto se une que el polígono de Argales está en decadencia, el futuro se oscurece para nosotros”

 

 

Share and Enjoy:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn